Anécdotas que te cambian la vida

21.02.2013 12:51

La semana pasada acudí a mi primera clase de ''preparación al parto''. Era una clase abierta en la que cada una exponía sus preguntas y donde se aclaraban las dudas y los miedos.

Lo que más me impactó de la clase fue una anécdota que nos contó la matrona. Por lo visto el año anterior había estado de vacaciones en Mozambique. Cuando una nativa del lugar le preguntó a qué se dedicaba y ella contestó que era matrona, y que era la encargada de hacer las clases de preparación al parto, las nativas no pudieron dejar de reír y reír. Desconcertadas le volvieron a preguntar. -¿No, enserio, a qué te dedicas? Y cuando ya por segunda vez ella les comentó lo que hacía, ellas preguntaron qué enseñaba en esas clases. Todas se quedaron complétamente perplejas. Les parecía algo tan irrelevante y sin sentido el echo de tener que preparar a una mujer para algo a lo que estábamos más que preparadas. Algo para lo que el cuerpo humano femenino había nacido y estaba creado para esa misión.
Todo eso me hizo abrir mucho los ojos, y no pude evitar sentirme un poco avergonzada por que empecé a pensar que tenían razón. Tenía un miedo atroz a algo que es tan natural como la vida misma. Esta claro que no es una tarea fácil pero sí algo para lo que estamos más que preparadas las mujeres y más teniendo en cuenta los avances médicos de los que disponemos hoy en día. Lo importante es estar lo más relajada posible cuando llegue el momento y aceptar el parto con optimismo y sin miedo, por que el miedo nos paraliza y contrae nuestros músculos, nos hace hiperventilar y todas esas cosas que no queremos para un parto feliz.
Espero que esta historia os ayude tanto como lo ha echo conmigo. De verdad que me abrió mucho los ojos y me tranquilizó. Todas las mujeres estamos preparadas para el parto. Es algo natural. Llevamos milenios haciéndolo. Además, si piensas en la gran recompensa que conlleva el trabajo del parto vas mucho más tranquila aún. Por primera vez vas a tener a tu bebé en brazos. No dudo que será el mejor día de mi vida.